Compartir

“Las matemáticas hay que hablarlo, escribirlo y argumentarlo”

Dinko Mitrovich García, experto en el Método Matemático Singapur, señala que el problema en el aprendizaje de las matemáticas no está en los estudiantes, sino en cómo se les enseña.
12 de Noviembre 2018

Las matemáticas es un lenguaje que requiere de expresiones y para el profesor Dinko Mitrovich el aprendizaje de esta materia debe centrarse en el desarrollo de las habilidades del estudiante. Magíster en educación por la Universidad Santiago de Chile, Mitrovich nos comenta cómo el Método Singapur propone enseñar a los alumnos a resolver problemas de una forma divertida, desafiante y motivadora.

 

Pregunta. ¿Por qué hay bajos resultados en el aprendizaje de las matemáticas?

 

Respuesta. El principal factor es en cómo se les enseña. No se logra acercar la matemática a los estudiantes de una forma que les de sentido aprender, entender y vivir la experiencia. Los docentes deben entender, que sus alumnos tienen la potencialidad de descubrir las matemáticas como lo hace un profesional.  En países donde se aborda las matemáticas de una forma diferente los resultados en el aprendizaje de sus alumnos son significativamente mas elevados.

 

P. ¿Qué diferencias encuentra entre la enseñanza de años anteriores con la actualidad?

 

R. No existen grandes diferencias porque los colegios son instituciones que tienen una tradición muy fuerte. Si uno mira años atrás, las matemáticas ha sido una asignatura para seleccionar estudiantes, centrada en el cálculo algorítmico, donde el docente explicaba una determinada fórmula y el alumno tenía que repetirlo. Esta forma de abordar a muchos estudiantes no los logra involucrar. No obstante, en la actualidad, se sigue reproduciendo estas prácticas en muchos salones de clases de nuestro continente.

 

P. ¿Por qué parece que a algunos estudiantes se le hace difícil aprender las matemáticas?

 

R. El problema no está en los estudiantes, sino en cómo se les enseña. Pensemos en un niño de tercer grado, que ha tenido un encuentro con los números de una manera lúdica, que ha aprendido a sumar y restar a partir de situaciones concretas. De esta manera va desarrollando un pensamiento lógico y una forma de argumentar. El problema surge cuando los alumnos, del nivel que sea, no han tenido la posibilidad de construir los conceptos matemáticos y establecer relaciones. Por eso, creo que a los estudiantes no se les hace difícil aprender las matemáticas si han vivido procesos que le hayan dado oportunidades para aprenderlas.

 

P. Justamente esta didáctica es lo que propone el Método Singapur.

 

R. Así es, y la clave del éxito del Método Singapur fue que se centraron en el desarrollo del aprendizaje de los estudiantes. El docente no le va a dar la receta de cómo se hace, sino que le va a plantear un desafío colectivo. Asimismo, los niños trabajan con material concreto para que vayan construyendo un lenguaje matemático. El profesor es un guía y monitorea el aprendizaje del estudiante, promoviendo la comunicación entre ellos. Hoy, necesitamos personas que puedan resolver problemas, comunicar sus ideas, trabajar en equipo, que se hagan preguntas, analicen, y para lograrlo la educación debe ser diferente.

 

P. ¿Cuál es el rol del docente en la implementación de este método?

 

R. El docente comienza la clase con un desafío: tengo una pizza que se va a repartir entre cuatro amigos, y tengo otra, del mismo tamaño, que se repartirá entre cinco. Me podrían decir ustedes, ¿cuál de los dos grupos va a comer más pizza y por qué?. De esta forma, el profesor no le esta diciendo que son fracciones o que se está comparando, sino que les genera una situación problemática, donde los estudiantes están resolviendo una actividad inherente a la matemática. Por ello, todo docente debe tener expectativa en que su estudiante puede resolver problemas autónomamente. Asimismo, debe estudiar todo lo que va a enseñar, y saber trabajar en equipo.

 

P. ¿Las matemáticas que nos enseñan son las que aplicamos en el día a día?

 

R. Definitivamente. Los estudiantes de hoy están en un mundo de inmediatez, quienes quieren entender las cosas que experimentan en su vida cotidiana. Por eso, con el Método Singapur, se les plantea situaciones de su entorno e interés. Con las matemáticas descubrirán que ellos tienen las capacidades para resolverlo y se sorprenderán que su inteligencia pueden ir más lejos de lo que imaginan.

 

P. Entonces es muy importante la capacitación del docente

 

R. Por supuesto, los profesores saben que necesitan nuevas estrategias para llegar al estudiante. Con Agora, promovemos que ellos reflexionen sobre lo que van a enseñar. Centramos nuestras capacitaciones en temas medulares, por ejemplo las fracciones. Buscamos que el docente logre presentarle el desafío a los estudiantes sin que les diga como resolverlo. Que haga buenas preguntas para que ellos argumenten, y si uno se equivocó, enseñarle al niño a reconocer su error sin decirle que está malo. Con ello, logramos que el docente amplíe su panorama. Nuestro valor diferencial es que después de que han participado en nuestras sesiones, acompañamos al docente a su clase. Vale decir, hacemos coaching en el aula.

 

Finalmente ¿Matemáticas? Aprender a pensar ¿Método Singapur? Referencia ¿Docentes? Guías ¿Estudiantes? El futuro.

¡Mantente informado!

Registre los siguientes datos para conocer todos nuestros pasos hacia la transformación educativa.