Compartir

Romie Riega, Fellow 2018: “La escuela no está fuera de la sociedad, sino es parte de ella”

Luego de seis meses de capacitación, Romie Riega, Directora del Colegio Futura Schools de Arequipa, nos cuenta su experiencia en el Programa Agora Teacher Fellows.
01 de Marzo 2019

Luego de seis meses de capacitación, Romie Riega, Directora del Colegio Futura Schools de Arequipa, nos cuenta su experiencia en el Programa Agora Teacher Fellows.

 

Pregunta. Desde el punto de vista laboral ¿Cómo es que desarrollaba su trabajo antes de entrar al Programa Agora Teacher Fellows?

Respuesta. Nuestra propuesta educativa buscaba implementar el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). Como directora comencé a investigar y en internet encontré mucha información, pero era solo teoría. Con ello, no podía conectarlo con el colegio y la propuesta del Ministerio de Educación. Es decir no sabía como ponerlo en práctica, tenía varias dudas y en mi cabeza daba vuelta muchas ideas. No sabía si estaba yendo en el camino correcto.

P. ¿Le fue fácil tomar la decisión de pertenecer al Programa Agora Teacher Fellows?

R. La verdad que sí, porque previamente ya había asistido a cursos de Agora. La primera oportunidad fue cuando vi el anuncio de la Conferencia Internacional por Facebook. De inmediato pude relacionar lo que había leído con las descripciones de los talleres que estaban ofreciendo. Cuando escuché a Jeannette LaFors quedé satisfecha porque habló sobre proyectos científicos, basado en autores, y se notaba que tenía un amplio conocimiento y experiencia práctica. De esta manera, quedé convencida que Agora era la opción y a partir de ahí me propuse participar en cualquier otro curso que organizara esta empresa.

P. ¿Qué experiencia recuerda durante el Programa Agora Teacher Fellows?

R. Todas las sesiones fueron magníficas, pero me impactó más el Taller de Lectura y Escritura porque al momento de aplicarlo en el colegio se logró una grata experiencia. Los estudiantes de cuarto grado de primaria tenían que escribir como producto final un libro sobre narrativa. Sin embargo, se dio un caso peculiar. Dos compañeros de clase acordaron hacer el trabajo en equipo -profesora, hemos decidido potenciar nuestras habilidades, yo escribiré toda la historia, y ella, que es mejor dibujante, lo ilustrará-. Me quedé sorprendida, y ahí me di cuenta que los alumnos estaban motivados. Asimismo, los padres quedaron encantados con lo realizado por sus hijos. Todos llegaron a escribir obras completas sobre temas de ficción realista.

P. Usted reside en Arequipa y todos los fines de semana tenía que venir a Lima.

R. Así es, no solo invertí en el programa, sino también en pasajes aéreos, hospedaje y alimentación. Los viernes siempre salía de casa con la maleta lista. Me iba al trabajo y de ahí tomaba un taxi al aeropuerto. Eran dos horas de recorrido. Muchas veces llegaba con las justas o tenía que tomar los vuelos de madrugada. Ya en Lima, en ciertas oportunidades un familiar me hospedaba. Los sábados y domingos eran las clases y una vez terminado me regresaba Arequipa. No había tiempo para descansar, llegaba arreglar la casa y alistar mis cosas para la otra semana.

P. En esos seis meses ¿se perdió alguna reunión familiar?

R. Sí, muchas de ellas. En especial tiempo con mi hija. Por decir, no podía asistir a las reuniones del colegio, así que le pedía que me enviara por correo lo que tenía que hacer, para poder estar al tanto de todo lo que necesitara. En otra ocasión, no estuve durante la confirmación de mi sobrino, llegue al final de la ceremonia y solo lo pude felicitar.

P. Sin embargo, ¿valió la pena todo este sacrificio?

R. Definitivamente. Me siento bastante recompensada con lo que he aprendido. Todas mis dudas fueron resueltas. Lo he podido validar en el aula y es una satisfacción inmensa que los estudiantes hayan podido tener la experiencia de aprender bajo estas metodologías. En lo personal me ha enseñado a ser perseverante, me siento una agente transformadora. Ahora para muchos docentes soy un referente. Asimismo, es grato escuchar que los padres reconozcan el trabajo que está realizando el colegio y oír los comentarios que los niños están encantados con hacer proyectos. Por ejemplo, en las pruebas censales, ellos salieron tranquilos y confiados de obtener buenos resultados, a pesar de ser un examen exigente del Ministerio de Educación.

P. Finalmente, ¿recomendaría el Programa Agora Teacher Fellows?

R. Sin ninguna duda, no se van arrepentir. Ayudarán a muchos estudiantes aprender de una forma divertida, profundizando sus conocimientos, y adquiriendo habilidades para el siglo XXI, que apliquen en problemas reales y significativos. Recordemos que todo lo que ellos aprenden les debe ser útil para su vida. Si los docentes quieren ser transformadores de la sociedad este es el programa para ellos.

¡Mantente informado!

Registre los siguientes datos para conocer todos nuestros pasos hacia la transformación educativa.